viernes, 11 de junio de 2010

Graduación... alcohólica

Hoy es el día, damas y caballeros, niños y niñas.
Hoy, decimoprimer día del mes de los sayos y los calores y las tormentas repentinas del décimo año del tercer milenio de nuestro señor Jesusitodemivida... me graduo de manera oficial.

Entiéndase por oficial, un evento con todos los padres presentes, con todos los graduados vestidos de pitiminí mirándonos como si no fuésemos nosotros y un momento de especial intensidad, emotividad, nostalgia y ñoñería que suele coincidir con los discursos. Porque vamos, en el momento en el que vi las notas, supe que yo por allí ya no tenía que aparecer y me fui alegremente agitando el pañuelo mientras lloraba de alegría.
Pero vamos, esta tarde va a ser un enorme cúmulo de moñeces, sentimentalismos y pensamientos trascendentes que yo eludiré con mi poder mental de apagar el cerebro:


¿Por qué las llamas escupen? ¿Por qué se llamarán "muelas del juicio"? Será que son como la justicia en general: Tardías e inútiles... ¿cómo puedo hacer para sostener un lápiz sobre su propia mina? ¿y si me duermo lo notará alguien?...


El caso es que después de la Selectividad, me siento capacitada para sobrevivir al trance y soportar estoicamente el dolor físico de los tacones, pero aun así, hay algo que me desasosiega el sosiego y es de lo que voy a hablar ampliamente hoy, tan de buena mañana.

Los discursos.
Wizi debería hacer un GIH de esto... saldría algo épico xD

Os pondré en situación: Hace un buen puñado de días hicieron una reunión relacionada con el evento de hoy. Se hablaron de temas tan importantes como los grandes hits musicales con los que nos iban a deleitar o si queríamos Fanta o Coca-Cola. Entre tema y tema, nos comentaron que como el director iba a hacer un discurso y una profesora también iba a dedicarnos unas palabritas... qué menos que escoger un representante entre los alumnos que hablase "por él y por todos sus compañeros".

Tras un proceso lógico que fui incapaz de seguir, mis compañeritos decidieron que los que tenían más nota media eran los que debían tener el dudoso honor de deleitarnos con un meeting.
Aquí es cuando yo entro en escena. Soy la tercera de los dos cursos de Bachillerato con mejor media, así que después de que los dos que van por delante de mí se negasen, me tocó a mí mandarles elegantemente a cagar a la vía.
¿Yo dando un discurso? No pienso deslumbrar al mundo con mi don de palabra tan pronto.

No... ahora en serio.
A parte de que por lo general no sé hablar en público, cuando me viene la inspiración demuestro una gran elocuencia a la hora de decir inconveniencias. Habría sido genial que mis compañeros hubiesen hecho uso de eso que tienen sobre los hombros, pero tuve que explicarles que no pensaba escribir nada lacrimógeno, ni nostáligico, ni tampoco algo bonito. Más que nada, por imposibilidad física.
Una vez demostrado que los de las medias altas pasábamos del tema olímpicamente, escogieron a otra chica con más capacidad para hablar en público y sacarle el lado bonito a las cosas.

Porque a mí este tema del discurso me suscita una de mis célebres reflexiones.
Estaría bien hacer un discurso de peloteo, esperanzador, animado y equilibrado al entrar al instituto. Más que nada para que los tíos de los que dependerán los próximos veranos de tu vida, te vean con buenos ojos y les des una buena impresión.
¿Pero por qué hay que ponerse tontorrón y nostálgico cuando te vas? Si ya no tienes que impresionar a nadie... ¡Di la verdad, maldita sea!
No sé, en las despedidas la gente entra en una crisis vital y tienen una enagenación mental transitoria

El caso es que estuve haciendo un ejercicio de imaginación mientras regresaba a mi casa para seguir estudiando, y pensé que si hubiese aceptado a hacer el discurso, habría sido legendario. Un soplo de aire fresco a la historia de los discursos, un hostión en toda la cara de los que lo escuchasen. Y así habría podido ensayar para cuando dominase el mundo y hablase en la toma de posesión. Pero también pensé que la gente es sorprendentemente rencorosa y que se toman las cosas muy a la tremenda (que hay que ver qué fina es la gente)... y como me gusta mucho mi cara y no tengo repuesto para cuando me la partiesen, decidí dejarlo ahí.

Pero... ¿qué demonios?, hoy es el día, hoy me graduo y quiero hacer mi pequeño homenaje y poner aquí lo que habría sido un posible discurso.

"Hoy, compañeros y compañeras, celebramos haber encontrado eso que todos buscábamos al llegar aquí: LA SALIDA.
No quisiera caer en el típico discurso sin sentimiento y predeterminado, intentaré ser original. Han sido seis años largos, duros y anodinos en los que, por mi parte he aprendido lo mucho que cuesta reprimir los instintos homicidas cuando tienen justificación y he descubierto mi capacidad casi ilimitada para enfadarme. También, la poca gente normal de aquí y yo (que no soy normal, pero tampoco soy soy idiota), hemos podido ver cómo se superan los límites de la inutilidad y la inoperancia una y otra vez. Pero en este momento en el que todos estais en un estado de enagenación mental y creeis que veis las cosas con perspectiva, os informo que necesitaré apriximadamente 4600 millones de años para poder ver mi estancia en el instituto con objetividad y calma y poder decir cosas como "se me pasó en un suspiro" o "fueron los mejores años de mi vida". Digo más, creo que tendré que reencarnarme tres veces para purgar todas las malas ideas que se me ocurren sobre este lugar. Me encantaría poder haber hecho una recopilación extensa de los "greatest hits" de este lugar, pero no quiero ponerme a llorar en este día de alegría y celebración.
Quiero dar las gracias a mis no-compañeros por haberme proporcionado la alegría de saber que tengo una vida propia, y no como ellos. Pero no les compadezco, en absoluto. Se merecen de todo corazón saber que su vida ha sido mucho más entretenida porque estaban pensando en mí. Por eso, como tengo la aboluta certeza de que jamás voy a volver a tener que soportarles (y viceversa), podrán descubrirse a sí mismos y aprender a ser personas, porque se ve que soy una potente luz cegadora que les impide ver nada más. Espero y deseo que algún día tengáis mis notas y así no tengáis que fijaros en las de los demás para ser felices.
Y no puedo olvidarme del Departamento de Orientación, que me ha abierto los ojos y me ha mostrado la manera más rápida y sencilla de cobrar sin currar y representan todo aquello en lo que no quiero convertirme.
Por no decir de el equipo docente, de los cuales solo un puñado se librarían de la quema. Muchas gracias por no acabar los temarios y equivocaros al elegir la carrera. Igual la docencia no, pero yo os animo a meteros a psicólogos o coleguitas profesionales, os auguro un brillante futuro.
¡Qué emoción! ¡Nos graduamos! Qué bien lo hemos pasado, cuánto nos hemos reído y hay que ver lo mucho que nos queremos, pero por fin os pierdo de vista.

Por lo demás, estoy encantada de haberme conocido y de haber pasado por esto con las pocas personas agradables que han valido la pena estos años.

No lloren, que se nos desbordan los embalses"

Qué bonito, por favor... ya sé cómo no voy a ganarme la vida.
Menos mal que voy con Mrs Cold y con las otras malignas, que si no, me moriría de asco con tanto discurso xDDDD
Solo hay uno que espere con verdadero interés: El de la profe de Lengua.
Ese sí que va a ser la leche, a esa mujer da gusto oirla.
Y luego de cena... esto va a dar para seis posts por lo menos... ¡Me voy a relacionar con el mundo exterior, se acabó el rollo monja de clausura!

7 comentarios:

  1. Me encanta tu sentido del humor, lo encajas todo genial. Espero ansiosa esos seis posts, pero, hasta entonces, disfruta de tu libertad(¡qué envidia, a mi aún me queda lo peor!).
    PD: ¿Qué tendrán las profesoras de Lengua, que hace que adoremos oirlas?
    Bss!!

    ResponderEliminar
  2. espera,espera, espera! con perdon de la expresion.. TE MERECES UN PU*TO PIN POR ESTA ENTRADA.
    Adivina quien tiene graduacion dentro de 2 horas y media con cena incluida y no eres tu =)
    Y por si fuera poco graduacion, esta mañana una misa (si, como lo oyes, yo en la iglesia, como creo tanto y esas cosas..) en la que hemos soltado el discursito delante de todo el instituto, y en la graduacion,lo soltaremos delante de todos los padres =). Adivina quien lee una parte.
    Igual que tu, yo miro los tacones y ya duele.
    y A diferencia que tu, yo hechare muchismo de menos a mis compañeros de clase, porque he tenido la suerte de coincidir con personas bastante competentes. Ya no son compañeros, son amigos.
    Bueno, yo no voy a la Universida, pero en mi Instituto no hay bachiller y tengo que irme al otro, asi que, el cambio es igual.
    Mi profesora de Lengua & Filosofia.. es.. la mejor profesora que he tenido nunca, junto con la de Ingles y el de Matematicas.
    Bueno, ya me "callo" que esto esta quedando muy largo y yo me voy a ponerme mona monisima de la muerte.
    Un besazo y a resistir las noñeces!

    ResponderEliminar
  3. XDDD ERES HOUSE REENCARNADO

    En serio... me he acordado de cuando el jefazo aquel quería que House le publicitara y le salió el tiro por la culata. ¿Tan poco te conocen tus compañeros?
    El discurso es genial y hubiera sido épico si hubieras salido a leerlo. Hubieras batido récords en Youtube. xD

    ResponderEliminar
  4. Ese discurso habría sido tan épico que tendríamos que borrarlo de la historia para continuar con nuestras vidas. Brutal, Gy, brutal. Sólo porque tú me lo pides, haré un GIH sobre esto en un tiempecillo... Y ya me contarás los tacones qué tal jajaja

    ResponderEliminar
  5. Lillian Katherine Hardoy: ¿Puedo llamarte Lillian? xDDDD nah, muchas gracias por leer semejante parrafada xD y, mi profesora de Lengua es, simplemente genial *_* yo de mayor quiero ser como ella.

    Shiver: Gracias por el pin xD espero que te haya sido leve tu graduación y tu discurso, y me alegro mucho de que tengas tantos profes chachis *_*

    Gaz: Vas a hacer que me sonroje *_* mis compañeros solo piensan en que tengo buena nota en Lengua y eso garantiza que sé escribir... ilusos... si mi no save hescrivir... ese discurso me habría catapultado a la fama xD

    Wizi: ¿De verdad? ¿Lo harás? *Gy abraza a Wizi fuertemente* los tacones bien, demasiado bien xDDDDD

    ResponderEliminar
  6. Jajaja tu discurso era de lo más realista! Aunque seguramente te hubieran linchado si lo hubieras leído xD

    bss =)

    ResponderEliminar
  7. Soy una desconocida tan remota que no tiene sentido ni que explique cómo llegué hasta este blog, pero el caso es que me encanta esta entrada. Sinceramente sabes que creo? que la mayoría de los allí peresentes no escucharían tu discurso porque todos tendrían esa capacidad de apagar el cerebro y aplaudir cuando suenen los demás aplausos al igual que tú con los que a ti no te interesan. Otros, sin ningún sentido de la admiración, lo escucharían sensiblemente y quedarían sobrecogidos en un falso amago de indignación porque en realidad, la verdad duele, y sólo los más críticos (dífiles de encontrar en un dia de tanta felicidad y buenas caras, se darían cuenta de la admirable patada en la boca a la cortesía y a todas esas estúpidas y aprendidas palabras que se dicen por cumplir. Y tú, vitoriosa por dentro, te debería haber importado una mierda soltar tal cantidad de palabras a forma de vomitiva sobre tu experiencia en el instituto en honor a aquellos compañeros que lejos de saber el sarcasmo y la ironía que te gastas, escondida para el resto del mundo en sobresalientes en lengua(como dices, comunmente malasociado a la capacidad de escribir discursos bonitos de graduación) y terminar de forma triunfal (aunque con menos aplausos que el rutinario discurso del director), pero orgullosa de ti misma.
    Pero bueno, siempre queda conformarse en el...''qué genial hubiera sido''

    Saludos!
    Me gusta con la enorme superexageración y exaltación al sarcasmo con la que lo expresas todo! Suerte!

    ResponderEliminar